Blog Speak Chic

5 pasos para limpiar tu closet

Año nuevo… guardarropa nuevo. Y aunque no siempre podamos renovar con todas las prendas que quisiéramos, limpiar nuestro closet es una forma efectiva de ponernos creativas y dejar el año que termina atrás.

Pero la tarea suele ser abrumadora, y solo de imaginarla nos da mucha flojera. Así que, para ayudarte y ayudarnos, hemos resumido el proceso a 5 pasos clave que facilitará el proceso.

¿Estás listo? 

1. Todo para afuera. Comenzar con un closet vacío no solo te obligará a terminar –porque no puedes dejar las cosas fuera–, sino que ir viendo cómo mejora conforme lo llenas te hará sentir motivado. Acomoda las cosas en tu cama, en el piso o en canastos. 

2. Lo quiero, no lo quiero… Tú tienes claro cuáles son tus prendas favoritas, y también cuáles no has usado ni una sola vez. Pero si te cuesta trabajo decidir, hazte las siguientes preguntas para dividir todas tus piezas en tres grupos: “definitivamente me lo quedo”, “definitivamente lo desecho” y “necesito más tiempo para decidir”. 

a) ¿Me queda bien?

b) ¿Lo he usado en los últimos 6 meses? (O un año, si es una prenda específica de temporada, como un abrigo).

c) ¿Va con mi estilo y lo que quiero transmitir?

d) ¿Sigue de moda o es un clásico?

e) Si fuera de compras hoy, ¿lo compraría?

f) ¿Está libre de daños o, si los tiene, pueden repararse? ¿Realmente me tomaré el tiempo para repararlo?

g) ¿Me siento cómodo y/o seguro de mí mismo cuando lo uso?

Si la respuesta a todas estas preguntas es “sí”, ¡va a la pila de lo que conservarás sin duda alguna! Si no, piénsalo dos veces.

3. Comparte la felicidad. Todas las prendas que no pasaron la prueba y esté en un estado suficientemente bueno, regálalo o dónalo. Seguramente tus familiares, amigos o una institución local te lo agradecerán profundamente.

4. Periodo de prueba. Todo lo que haya quedado en la pila de “tal vez” porque no estás preparado para tomar una decisión final, guárdalo en una caja o canasto que siempre tengas a mano. Si en tu próxima limpieza (en 6 meses) no lo has necesitado, ¡dile adiós!

5. ¿Te lo quedas? ¡Cuídalo! Antes de volver a guardar todo, verifica si es necesario lavarlo, enviarlo a la tintorería o hacer algún arreglo, y coloca estas prendas en un lugar especial, destinado para este propósito. Paso extra: ¡asegúrate de cumplirlo! Guardar unos zapatos con polvo solo dañará la tela o la piel, y ese suéter al que le falta un botón no podrás usarlo hasta que se lo pongas. 

¿No te sientes mucho más ligero ahora?

 

¿Te gustó? Descarga gratis un e-book creado con amor, especialmente para ti: 

 

Déjanos un comentario