Blog Speak Chic

3 pasos para proteger tu piel del frío

image

El invierno trae muchas cosas buenas: podemos usar bufandas, abrigos y botas, nuestras mejillas dejan de necesitar blush y la música navideña irremediablemente nos hace comprar. Pero también es uno de los mayores enemigos de nuestra piel.

Aún con solo unos días de un invierno frío, nuestra piel termina reseca y lastimada. Por suerte, evitarlo requiere de solo tres pasos, y todos giran alrededor de la hora del bañarte.

1. Evita el agua demasiado caliente y estar bajo el agua mucho tiempo. 

Lo sabemos, esta puede ser dolorosa, pero prometemos que valdrá la pena. Manteniendo el agua tibia o los baños tan cortos como puedas hará maravillas por proteger tu piel.

¿La razón? El calor no solamente deshidrata tu piel, sino que la deja desprotegida para cuando sales al frío, así que sufre un daño mayor. Apaga el agua mientras te pones el shampoo, jabón o te exfolias (ver paso 2) e intenta que esta no sea tan caliente que tu piel se queme. 

2. Exfolia, exfolia y exfolia.

Este paso es la clave para un invierno a salvo de la resequedad. Exfoliando con un producto suave –cuida que la etiqueta aclare que es apto para usar por lo menos tres veces a la semana si es para el cuerpo, y diariamente si es para el rostro– eliminarás las células muertas (y resecas) y mantendrás la luminosidad de tu piel. 

Cuando llegue el verano y finalmente puedas mostrarla de nuevo, ¡estarás lista!

3. Humectación al extremo.

Una vez que eliminas la capa de células muertas, es importante mantener la piel que revelaste impecable. Y para eso sirve la humectación. 

Aunque en invierno es conveniente usar uno más rico y espeso, con manteca de karité o almendras. Para que se absorba correctamente y aprovechar sus propiedades al máximo, aplícalo después de salir de la regadera, cuando tu piel todavía está un poco húmeda. ¡Notarás la diferencia inmediatamente!

¿Te gustó?

 

Déjanos un comentario