Blog Speak Chic

Guía: ¿En qué maquillaje invertir y en cuál ahorrar?

image

Nos encanta el maquillaje, así que una de nuestras mayores debilidades es caminar por las tiendas especializadas, donde hay miles de opciones de todo tipo de productos a los que rara vez podemos resistir… y que suelen tener un peso enorme sobre nuestras carteras.

En algunos casos, la inversión vale la pena. Hay ciertos elementos de nuestra makeup bag que tienen que ser de la mejor calidad para cumplir con su función, pero hay otros en los que podemos ser más flexibles, y en los que resulta lo mismo pagar un poco menos. 

En caso de que tu conciencia, como la nuestra, necesite algo que la tranquilice, aquí está la guía completa de las ocasiones en las que ahorrar está permitido y seguirás luciendo impecable, y de aquellas en las que vale la pena tener que explicarle a tu pareja por qué gastaste tanto en algo que parece (para los desinformados) tan innecesario.

image

Primero hablemos de las inversiones que lo valen. 

1. Sombras: La calidad de las sombras para ojos varía muchísimo con el precio, y en las que son demasiado baratas seguramente has notado una cosa: su pigmentación y su poder de permanencia dejan mucho que desear. Para garantizar que el efecto que tanto trabajo te costó crear dure todo el día, recurre a marcas reconocidas que, además de ser un gusto que te mereces, rendirán muchísimo más que las versiones menos costosas.

2. Base: El error más común a la hora de comprar una base es comprar el tono incorrecto para nuestra piel, un riesgo casi inevitable cuando compramos en el supermercado, donde vienen cerradas y probárselas no es una opción. Mejor ve directamente a una tienda especializada o departamental, donde un experto no solamente te probará varias para asegurarse de que compres la correcta, sino que tomará en consideración tu tipo de piel y el uso que le darás.

3. Corrector: Léase “Base”. No existe un tono universal que quede a todas.

4. Blush: El rubor podría parecer inofensivo en sus versiones más asequibles, pero no lo es. Y la razón más importante es el tamaño de los pigmentos. Las marcas más caras lo pulverizan a tal punto que es imposible verte como payaso, y es fácil aplicar capas y capas hasta lograr la intensidad que quieres, sin riesgo. 

5. Sueros: No son precisamente maquillaje, pero preparan tu piel, el lienzo donde pondrás tus productos. Aunque puede ser tentado comprarlo en un supermercado –donde, aún así, pueden ser un poco costosos– la realidad es que un serum de farmacia dermatológica o una marca como Clarins hará maravillas por tu piel, gracias a la concentración de sus ingredientes. No desaproveches la oportunidad. Lo mismo aplica para las cremas antiarrugas.

image

Pero no todo es complicado en el mundo de la belleza, y en tu próximo viaje a un supermercado no pienses dos veces antes de adquirir uno de los siguientes life-savers. 

1. Gloss: Caros o baratos… su duración deja mucho que desear. Considéralos un elemento desechable y concéntrate en divertirte con él sin preocuparte por su marca.

2. Rímel: Seamos honestas: por mucho que amemos Lancôme, los resultados son parecidos entre los productos equivalentes (enfocados a largo, espesor o volumen) de todas las marcas.

3. Delineador: Un delineador en gel es un delineador en gel. Un delineador de kohl es un delineador de kohl. No te compliques, y recuerda usar primer en los ojos para asegurarte de que dure toda la noche. 

4. Bálsamo para labios: El que compras en la fila para pagar el súper hará maravillas. También recomendamos los de The Body Shop, aceite de coco puro o miel para suavizar tus labios.

5. Lipstick: Para hacerlo durar, aplica delineador en el mismo tono como primer paso, como segundo el lipstick y séllalo con un beso en un pedazo de papel y un poco de polvo traslúcido por encima. 

6. Limpiador de cara: Es cuestión de prueba y error, y depende mucho de tu tipo de piel. Pero lo más probable es que encuentres a tu alma gemela (o su equivalente) en el pasillo de belleza.

7. Crema humectante: Asegúrate que tenga FPS y ¡estarás lista!

¿Te gustó?

 

Déjanos un comentario